Los Anclajes En Los Niños

Es un ejercicio que como su nombre lo indica busca anclar un estímulo externo a un estado emocional positivo que desees que tu hijo adquiera. Un estímulo externo o ancla puede ser una palabra, un color, un gesto, un olor, un sabor que puedan asociarse a un estado de seguridad, tranquilidad o alegría cada vez que sea necesario. Es decir, cada vez que el ancla se repita, el niño se situará en ese estado emocional en el que quieres que esté. Igualmente, aprovecha un momento de alegría de tu hijo, cuando se está divirtiendo y riendo a carcajadas, por ejemplo, para asociar un anclaje táctil (tocarle el hombro), auditivo (una palabra que defina ese momento) o visual (mostrarle un objeto). Esta es una de las maneras de lograr que un estado de bienestar quede anclado a un estímulo externo al que el niño pueda recurrir. En el siguiente video doy respuesta a una pregunta de uno de los miembros de mi comunidad.

Comparte...

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email